País de origen

Inglaterra

 

Peso

Macho: entre 25 y 29 kg
Hembra: entre 20 y 25 kg

Altura

Entre 53 y 56 cm

 

Longevidad

De 12 a 15 años

 

 

Historia

Es una raza originaria de Gran Bretaña, que surgió alrededor del año 1850 como producto de cruces entre el Bulldog Inglés y el Terrier Inglés Blanco.

El objetivo era crear un perro de lucha menos pesado y más ágil. Se cree que en su sangre también lleva algo del Pointer Español.

 

Características generales

Es un perro de apariencia muscular y bien proporcionada.

 

Su cabeza es ovalada, en forma de huevo y carece de depresión fronto nasal (stop). Tiene mandíbulas muy potentes, con mordida de tijera y dientes usualmente sanos y regulares.

 

Sus ojos son oscuros, de tamaño pequeño y forma almendrada, con expresión vivaz.

 

La cola la tiene corta y la lleva horizontalmente.

Puede ser blanco puro, negro atigrado, rojo, leonado y tricolor.

Tiene pelo corto, apretado y de textura áspera.

 

 

Temperamento

El Bull Terrier inglés posee un temperamento afable y se somete fácilmente a las órdenes de su amo. Son particularmente amables con la gente, aunque también obstinados y cabezones. Y es precisamente estas dos características, su obstinación y cabezonería, las que hacen de esta raza que sea no apta para principiantes en esto de los perros.

 

Es un perro con el que hay que ser muy constante y firme para que no establezca su poder sobre el dueño.

 

El Bull Terrier es el gladiador de la raza canina, lleno de ardor y de coraje. Es único por su testuz que se baja de su cabeza ovoide.

 

 

Ejercicio

Esta es una raza que por su agilidad requiere ejercicio diario; se recomienda al menos una caminata larga al día de mínimo 45 minutos (mejor aún si son dos caminatas).

 

 

Cuidados

Su pelaje es relativamente fácil de cuidar; debe ser cepillado de vez en cuando y bañarse cuando sea necesario. Es un perro que puede padecer de sordera, en especial los de color blanco puro, por lo que hay que chequearlos desde cachorros.

 

También es propenso a padecer de alergia cutáneas, de acné y de hernia umbilical. Algunos ejemplares pueden padecer de comportamiento obsesivo compulsivo como por ejemplo perseguir su cola y lamer obsesivamente.