LA HORA DEL BAÑO

El baño del perro puede ser una de las tareas más dificiles, pero es imprescindible bañár a nuestra mascota periódicamente para mantener su higiene y la del hogar.

No es aconsejable hacerlo con demasiada frecuencia ya que podrías disminuir la grasa natural de la piel. Lo normal es hacerlo una vez al mes o cada 15 días, dependiendo donde pase la mayor parte del tiempo, su tipo de piel, etc...

 

Para empezar, debemos elegir un champú especial para perros. Nunca usar el champú nuestro, porque no están testados en animales y podríamos causarles daños en el pelo y en la piel.

 

Controlaremos la temperatura del agua. No debe estar ni muy caliente ni muy fría. Lo ideal es que el agua esté templada.

 

Lo sujetaremos y comenzaremos a mojarlo con cuidado. Le pondremos el champú por todo el cuerpo, masajeando hasta hacer espuma.

 

Luego proseguiremos a quitarle el jabón. Lo haremos con cuidado de no hacerle llegar el jabón a las orejas o a los ojos. Lo enjuagaremos con abundante agua para retirarle todos los restos de jabón.

 

El secado se puede hacer con toalla o con un secador con aire templado. Le secaremos bien las orejas y demás partes de su cuerpo.

 

 

El cepillado es ideal para mantener el pelo limpio. Con un cepillado diario nuestro perro lucirá un precioso pelaje y también lo libraremos de posibles parásitos.