ACCIDENTES CASEROS

Como todos sabemos, los cachorros son incansables y tanto pueden estar en una habitación como al lado nuestro en un abrir y cerrar de ojos y cuando menos lo esperamos nuestro amigo peludo puede tener un desafortunado accidente.

 

Para evitar estos casos, vamos a enumerar algunos peligros frecuentes:

 

 Si nuestro perro se ha clavado algo, un alfiler, una chincheta, cualquier cosa punzante en las almohadillas, antes de nada debemos tranquilizarnos y tranquilizar al perro.
Si conseguimos sacarle lo que tiene clavado y no le ha hecho una herida profunda, le echaremos un antiséptico, para desinfectarla y la vendaremos, estaremos pendientes día a día de cómo evoluciona para que no se le infecte.
En el caso de que la herida sea grave, sería conveniente llevarlo al veterinario. Él valorará a través de una radiografía el alcance de la lesión y la manera de solventar el daño.

 

 Se puede dar el caso de que nuestro perro pueda ingerir algún medicamento nuestro, que por despiste o por cualquier motivo lo hemos dejado a su alcance. Si lo vemos bajo de moral, poco juguetón, mareado y con falta de coordinación, lo mejor es llevarlo al veterinario y si tenemos la suerte de que vomite, sería interesante coger una muestra para que el veterinario le eche un vistazo.

 

 También pueden ocurrir accidentes con la electricidad, por lo que es conveniente tener todos nuestros enchufes bien puestos y sin cables fuera, para que no puedan jugar con ellos, ni morderlos.

Si por desgracia nuestro perro lo mordiera, lo primero que debemos hacer es desconectar el interruptor general de la casa para poder socorrerlo.

 

 Si por casualidad se nos rompe un plato, un vaso, un jarrón... y nuestro perro está cerca, es posible que se le pueda clavar algún trozo en el cuerpo. Si ésto ocurriése debemos valorar el grado de la herida, si no es un corte profundo, lo desinfectaremos y lo vendaremos, pero si es un corte profundo usaremos una gasa o un trapo limpio y lo vendareos moderadamente y lo llevaremos a un hospital veterinario de inmediato.

 

 

Quemaduras

Se puede definir la quemadura como "una pérdida de sustancia corporal por coagulación y destrucción de los tejidos, ocasionada por alteraciones térmicas que comprenden, calor, frío, radiaciones, electricidad y productos químicos". 


Tipos

Escaldaduras.- Cuando son lesiones producidas por líquidos hirvientes.

Corrosiones: si son producidas por productos químicos.

Quemaduras eléctricas: si son producidas por electricidad.

 Radionecrosis: si son producidas por radiaciones ionizantes.

 Congelaciones: si son producidas por frío...

 Quemaduras por fuego o por contacto con chapa caliente.

 


Las quemaduras las podemos dividir en cuatro grados:

 Primer Grado: corresponden al eritema simple (enrojecimiento) cutáneo que produce una inflamación superficial de la piel…

 Segundo Grado: Se pueden dividir en quemaduras superficiales y quemaduras profundas:
   - Superficiales. Se caracteriza por la formación de ampollas (flictenas) que desprende la epidermis entre las capas córnea y Malpighio. El líquido que contienen esas flictenas es plasma exudado, cuya pérdida explica la mayoría de los fenómenos del shock observados en este tipo de lesión. 
   - Profundas. En apariencia, idéntico a las superficiales ya que también se forman flictenas pero existe una destrucción epidérmica total y dérmica

 Tercer Grado: se caracteriza por una afectación de la piel con pérdida de la epidermis y dermis. Todo el espesor de la piel se va transformar en una escara, tras cuya eliminación espontánea o quirúrgica, la cicatrización solo puede producirse desde la periferia al centro, y como es lógico con una lentitud desesperante. La quemadura se transforma entonces en una amplia herida abierta, con una inevitable infección y perdida de líquidos que le confieren su gravedad.


Cuarto Grado: También llamado carbonización y que se caracteriza por la necrosis de los tejidos profundos: adiposo, muscular y óseo.

 

 


¿Una quemadura puede producir un shock?
El shock causado por quemaduras se distingue de otras formas de shock por ciertas características. Una quemadura determina una salida de líquido de la circulación sanguínea, una pérdida transcutanea de energía disipada en forma de calor y una pérdida de agua, además de ofrecer una entrada a la infección, con el consiguiente riesgo de sepsis. Todo ello conduce a iniciar el tratamiento de un síndrome por quemadura, caracterizado por graves alteraciones de la homeostasis (equilibrio metabólico), y de las funciones cardiovasculares, pulmonares, hepáticas y renales que, con frecuencia, conducen a un estado incompatible con la vida.

 

 


Tratamiento
Las quemaduras simples, como las que tiene lugar con agua caliente, grasa, o el contacto con planchas calientes, pueden manejarse primero con una limpieza suave con agua fría helada, hidratar bien el área quemada, cortar bien los pelos de alrededor y con la aplicación de un ungüento esterilizado, que es calmante, protege la superficie quemada y sirve para mantener el aire alejado de ella.

 

Las quemaduras grandes deben cubrirse con una venda ligera para protección adicional. La finalidad de este tratamiento es evitar la contaminación y lograr una herida limpia que favorezca la cicatrización o formación de un lecho apropiado para un posterior tratamiento por el Médico Veterinario. Consiste en recubrir la quemadura con apósito y vendajes adecuados, previa limpieza de la quemadura en el baño no coloque pomadas o ungüentos en quemaduras profundas, sólo compresas de agua helada.