NUTRICIÓN DE LA A A LA Z

 

A: Alimentos con moho

No debemos alterarnos si nuestro perro ingiere un poco de comida con moho. Un poco de moho no le hará daño. Sin embargo, como los humanos, los perros pueden tener alergias al moho, y éstos pueden causar problemas muy graves. Para evitar este tipo de problemas debemos mantener la tapa de la basura bien cerrada. 


 

B: Bizcocho

 No es bueno que nuestros perros ingieran tanto bizcochos como dulces, ya que contienen azúcares y puede ser perjudiciales para la salud de nuestros amigos los peludos.

 Hay recetas elaboradas especialmente para ellos, con ingredientes que pueden ingerir tranquilamente y no correr el riesgo de que les pueda hacer daño.

 

 

C: Conservas vs. Seco

Por un lado, los alimentos enlatados tienden a tener mayor calidad de proteína, así como menos conservantes y aditivos. Por otro lado, los alimentos secos vendidos por empresas son nutricionalmente equilibrados. Los alimentos secos pueden tener más subproductos de la carne.

El pienso permite satisfacer su necesidad de masticar, y es bueno para golpear el sarro de los dientes. Sin embargo, algunos perros tienen las encías delicadas o le faltan dientes, lo que significa, que la comida húmeda es el camino a seguir. La comida seca tiende a ser menos costosa y más fácil de almacenar, pero los alimentos húmedos suelen tener menos calorías y carbohidratos. ¿Qué hacer? Vaya con lo que más le convenga y el estilo de vida de sus mascotas, pero siempre intentando comprar comida de calidad.

 

 

D: Darles chocolate

El chocolate es tan apetitoso para nosotros como lo es para nuestros perros. La diferencia es que que la excesiva ingesta en el humano, si acaso se traduce en una acumulación de grasa, la multiplicación de la celulitis y unos cuántos kilos de más, mientras que en el simpático peludo, una sustancia llamada "teobromina" que está en la composición del chocolate, cualquiera que sea este, acaba por causarle al animal una "toxicosis" que puede llegara tener consecuencias devastadoras.





E: Etiquetas... y cómo leerlas

Para poder estar seguto de que si estamos alimentando a nuestro perro con la mejor comida, debemos leer las etiqueta.

Términos como "gourmet", "super-premium" o "natural" en realidad no dice nada acerca de lo que está en la comida, pero los ingredientes, tienen que cumplir con las normas establecidas.

Los ingredientes se enumeran en orden decreciente, de acuerdo con lo mucho que componen la mezcla total de alimentos.

 

 

F: Frecuencia alimentaria

A la mayoría de los perros les encanta comer y comer y comer. Pero a pesar de que es tentador para mostrar su amor con raciones extra, o por la disponibilidad de alimentos durante todo el día, la sobrealimentación no hace ningún favor al perro. (Mascotas con sobrepeso pueden sufrir los mismos males que sufrenn los humanos.)

No hay una respuesta precisa en cuanto a la cantidad de alimentar a un perro, porque las necesidades calóricas varían con el tamaño la edad y el nivel de actividad.

El envasado de alimentos ofrece recomendaciones, pero recuerde: éstas son sólo directrices.

 



G: Golosinas

¿Quién es un buen perro? Todos y cada uno de ellos, y todos ellos merecen un premio de vez en cuando. Y esa es la clave: una y otra vez. Trata a proporcionar alegría casi tanto al donante como al receptor. Pero, por desgracia, al igual que la mayoría de las cosas maravillosas de la vida, vienen con un problema: incluso los bocadillos saludables tienen calorías, así que debemos asegurarnos de contar las calorías de los premios.

Al elegir snacks, debemos mantener las necesidades nutricionales específicas y restricciones en la dieta en cuenta, junto con las preferencias de su sabor.




H: Huesos
Los huesos, ya sea pollo, res, cerdo simplemente, no son tan buenos. Pueden dividirse en fragmentos afilados, que puede dañar cualquier parte del tracto digestivo del perro. Lo más seguro es un hueso duro como una roca y prácticamente "irrompible.

 

Debemos tener en cuenta que algunos los huesos disponibles en el mercado han sifo blanqueados, por lo tanto también es malo para nuestro perro.

 

 

I: Intolerancia a la lactosa

 La leche y el queso deben de ser estrictamente monitoreados. Algunos perros son intolerantes a la lactosa y no digieren de forma eficiente productos y subproductos lácteos. Por lo tanto, deben ser eliminados de su dieta completamente.

 

 

J: Jamón

El jamón suele ser rico en grasas y poseer mucha sal, por lo que si se lo damos a nuestro perro, podrá causarle graves dolores de estómago o pancreatitis. Si queremos darle jamón, que sea jamón sin sal.

 

 

K: Km a recorrer

No debemos olvidarnos del ejercicio. Es una parte fundamental en la vida de nuestro perro. Debemos hacer que trabajen por su comida diariamente. Ya que la comida es una forma más de darles cariño, no solo es el contacto físico que mantenemos con él.

El recorriedo que debe hacer un perro, depende de la raza, tamaño, edad y peso. Debemos consultar con nuestro veterinario sobre las necesidades de nuestro perro.

 

 

L: Los suplementos

Otra área donde hay un gran debate, aunque la evidencia sobre los suplementos es bastante sencillo. Si nuestro perro está recibiendo comidas nutricionalmente balanceadas, y es dinámico y está saludable, es probable que no necesite suplementos. Pero si pensamos que no está recibiendo suficiente nutrición de su comida, los suplementos pueden ser el camino a seguir.

Debemos tener en cuenta que los minerales, sobre todo, nunca se debe dar a los cachorros a menos que sean recetados por un veterinario. El calcio, tan bueno para los huesos humanos, en realidad impide la formación ósea y puede dañar las articulaciones y el cartílago de maduración de los cachorros, y el zinc en exceso puede ser tóxico. La vitamina A puede dañar los vasos sanguíneos; la vitamina D en exceso puede llevar a la atrofia muscular.

 Además, los suplementos pueden interactuar dificultando la absorción de nutrientes vitales en los alimentos o reducir la eficacia de los medicamentos preescritos. Los perros que llevan una dieta vegetariana, puede que necesiten suplementos vitamínicos, al igual que los perros que solo se alimementan de comida casera. Esto solo debe determinarlo un veterinario.





M: Manzanas

Las semillas contienen una forma de cianuro, que los sistemas humanos puede filtrar, pero nuestros amigos de cuatro patas no pueden, y las manzanas también puede llevar a una diarrea o por el alto contenido en azúcar, a un aumento de peso. Se debe moderar la cantidad de manzana que se le da a nuestro perro para evitar estos posibles problemas.

 

 

N: Nueces

Nunca debemos darle a nuestro perro nueces o nueces de macadamias. Son extremadamente tóxicas para las crías (una toxina en macadamias puede conducir a temblores y parálisis traseras). Los anacardos y el maní son mejores, pero los frutos secos en general son altos en calorías y fósforo (que puede conducir a cálculos en la vejíga en perros), ya menudo son salados. Un maní ocasional o anacardo, está bien, pero debemos convertirlo en algo especial para ellos, no en algo habitual.





O: Orgánicos

¿Pensando en lo orgánico con la dieta de tu mejor amigo? Aquí están algunas cosas a tener en cuenta:

Los alimentos orgánicos tiene proteínas (maíz y trigo y sus derivados) y no tienen conservantes sintéticos, pesticidas, colorantes y otros aditivos, lo que reduce el número de posibles alérgenos en la dieta de nuestro perro. Por lo general contienen granos integrales en lugar de rellenos a granel, lo que ayuda a controlar el peso y la salud digestiva, y cuentan con la calidad nutricional superior, lo cual puede reducir la irritación de la piel y aumentar la capa de brillo. Entonces, ¿cuál es el inconveniente? Bueno, aparte del gasto de los alimentos orgánicos, los alimentos para mascotas están certificados como orgánicos, de acuerdo a los lineamientos establecidos para el consumo humano.

Debemos leer las etiquetas de los alimentos para asegurarnos que le estamos poniendo todos sus nutrientes esenciales a nuestro perro. Los planes están en marcha para llevar las normas orgánicas de alimentos para mascotas en línea con las necesidades de las mascotas, pero hasta que eso ocurra, no debemos escudriñar la letra pequeña.





P: Pescado

El pescado es una excelente fuente de proteínas y puede ser un salvavidas para perros con alergias a la carne. A pesar de lo sabroso que puedan parecerles algunos alimentos crudos, como el sushi, pueden contener parásitos que pueden ser extremadamente dañinos. La cocción es lo ideal, ya que los destruye rápidamente.





Q: Quick (consejo)

Para hacer que nuestro perro no mastique los cables eléctricos, debemos cubrirlos con una mezcla de alcohol y salsa picante.

 

 

R: Recordar

La obesidad es el problema médico más grave que enfrentan los perros. Un perro obeso es muy difícil que baje de peso, por lo que hay que cuidar los alimentos que le damos a nuestro perro para no provocarle esta enfermedad, al igual que complementarlo con el ejercicio diario adecuado a nuestro perro. La mejor forma de mantener a nuestro perro sano física y mentalmente, es con el ejercicio.

 

 

S: Sandía

La sandía le suele encantar a los perros. Es una fruta muy sabrosa y fresca que en verano todos solemos comer, pero hay que tener cuidado y darle siempre en pequeñas cantidades a modo de premio, porque muchas veces les puede causar diarrea.

  

 

 

T: Trigo

Uno de los alimentos que más suelen causar alergia en los perros. Debemos evitar comprar alimentos que contengan este ingrediente para así evitarle las alergias a nuestro amigo peludo.

 

 

 

U: Usar una taza de medir

La obesidad en los perros lleva a la misma enfermedad que nosotros: la diabetes, el riesgo de cáncer y enfermedades del hígado. Una solución, junto con un montón de ejercicio, es parte de un estricto control de alimentos. Para controlar la comida exacta que le ponemos a nuestro amigo, debemos medirla con una taza para medir. Así comerá la cantidad recomendada.

 



X: Al igual que, PROHIBIDO

Esta no es una lista exhaustiva, pero aquí hay algunos alimentos que nuestro perro nunca debe ingerir: aguacates, alcohol, bicarbonato, cafeína, cebolla, chocolate, mazorcas de maíz, huesos de fruta y semillas, ajo, uvas, productos de las nueces de macadamia y nueces, la leche y productos lácteos, las setas, la nuez moscada (y otras especias), pasas, el tomate (sobre todo los tallos y hojas), el xilitol (que se encuentra en muchos caramelos y gomas), y la levadura de la masa.

 



Y: Yuca

Una maravilla de la naturaleza para el mundo canino, cuando las raíces de yuca están impregnando en líquidos o en polvos y se agrega a los alimentos. Ésta ayuda a aliviar articulaciones dolorosas debido a su considerables anti-inflamatorios. Alivia el dolor asociado con la displasia de cadera y artritis. También alivia los problemas digestivos y puede calmar la piel con picazón causada por las alergias.

Podemos conseguir la raíz o suplementos en las tiendas naturistas.

 



Z: Zinc

Si nuestro perro come una dieta balanceada, no necesitará suplementos de zinc. Pero incluso evitar los suplementos no significa que la toxicidad de zinc no puede ocurrir, sino que lo hace, especialmente en los cachorros, que comen de todo.

Los síntomas incluyen vómitos, diarrea, anemia. Debemos acudir a un veterinario si sospechamos que ha ingerido zinc, porque si no tratamos la toxicidad, puede provocarlos insuficiencia renal.